UGT Vigo

traballadores de Vigo e comarca

Eldiario.es

eldiario.es - Economía
  1. AIE: Un 11 % de los habitantes del planeta siguen sin tener electricidad

    Un 11 % de la población mundial, sobre todo en el África subsahariana, sigue sin tener acceso a la electricidad y pese a los avances de los últimos años con la dinámica actual continuarán siendo 650 millones en 2030.

    Este es el diagnóstico de los autores de un informe conjunto de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), el Banco Mundial (BM), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la División Estadística de Naciones Unidas (UNSD) publicado este miércoles.

    La AIE explicó en un comunicado que el número de personas sin electricidad se redujo de 1.200 millones en 2010 a 1.000 millones en 2016 y a 840 millones al año siguiente, con progresos que fueron particularmente importantes en países como India, Bangladesh, Kenia y Myanmar.

    Pero también que sin acciones más sostenidas no se conseguirá reducirlas a cero en 2030, que es uno de los Objetivos del Desarrollo Sostenible fijados en el marco de la ONU. En esa fecha serán todavía 650 millones, y nueve de cada diez estarán en el África subsahariana.

    De hecho, el mayor reto está en esa región, donde 573 millones de personas carecían de acceso a la electricidad en 2017, el último año para el que hay datos disponibles.

    Por otro lado, cerca de 3.000 millones de personas carecen de una energía limpia para cocinar (en su inmensa mayoría utilizan leña o carbón), con las consecuencias negativas que eso tiene para su salud, para el medio ambiente y para la igualdad de género.

    De acuerdo con los autores del estudio, su número pasará a 2.200 millones en 2030. El problema, una vez más se concentra en el África subsahariana y también en Asia.

  2. La guerra comercial afecta al 75 % de empresas de EEUU en China, según una encuesta

    Más de siete de cada diez empresas estadounidenses en China (el 74,9 %) se están viendo afectadas negativamente por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, según una encuesta publicada hoy por la Cámara de Comercio del país norteamericano en el gigante asiático.

    "El impacto negativo de los aranceles es claro y perjudica la competitividad de las compañías estadounidenses en China", apunta el informe publicado hoy con las conclusiones de la encuesta hecha por AmCham China y AmCham Shanghái a sus compañías miembro.

    La muestra fue realizada del 16 al 20 de mayo y en ella participaron 250 empresas. De ellas, el 61,6 % están relacionadas con la manufactura, el 25,5 % con los servicios, el 3,8 % con la venta minorista y distribución, y el 9,6 % con otras industrias.

    El impacto fue mayor para los fabricantes, con un 81,5 % de afectados por los aranceles estadounidenses, y un 85,2 % por los aranceles chinos.

    Ante el avance de las negociaciones con China, el 25 de febrero, el presidente de EEUU, Donald Trump, aplazó la imposición de aranceles contra productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares que iban a entrar en vigor el 2 de marzo, pero finalmente el pasado día 10 dictó un incremento arancelario del 10 % al 25 % para las importaciones chinas de más de 5.000 productos.

    Por lo tanto, la encuesta fue realizada tras la escalada de tensiones desatada por Trump, que a su vez desencadenó una reacción de las autoridades chinas con nuevos aranceles.

    El impacto de los gravámenes se siente a través de una menor demanda de productos (52,1 %), mayores costos de fabricación (42,4 %) y mayores precios de venta de productos (38,2 %).

    Para hacer frente al impacto de los aranceles, señala la encuesta, las empresas están adoptando medidas como el retraso o cancelación de las decisiones de inversión (33,2 %) o la adopción de una estrategia "En China, para China" (35,3 %), que busca establecer la fabricación y el abastecimiento dentro de China para servir principalmente al mercado chino.

    "Dicha estrategia constituye una opción racional para que muchas empresas se aislen de los efectos de los aranceles y mantengan su capacidad para buscar oportunidades en el mercado interno", apunta el informe.

    Aunque más de la mitad de los encuestados (53,1 %) no ha visto ningún aumento en las medidas de represalia no arancelaria por parte del Gobierno chino, aproximadamente uno de cada cinco ha experimentado un aumento en las inspecciones (20,1 %) y un despacho de aduanas más lento (19,7 %).

    También han sentido una aprobación más lenta para las licencias u otras solicitudes (14,2 %), así como complicaciones derivadas de una mayor supervisión burocrática o control regulatorio (14,2 %).

    Por otro lado, el 40,7 % de los encuestados está considerando trasladar o ha trasladado sus instalaciones de fabricación fuera de China, siendo el sudeste asiático (24,7 %) y México (10,5 %) los principales destinos.

    Menos del 6 % de los miembros dijeron que tienen o están planteándose reubicar la fabricación en Estados Unidos.

    A ese respecto, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Lu Kang indicó hoy en la rueda de prensa diaria que Pekín "continúa comprometido a proveer un entorno justo, transparente e indiscriminado para todas las empresas".

    "Incluso con amenazas por parte de EEUU de aumentar los aranceles, los inversores extranjeros siguen entusiasmados con el mercado chino. Muchas compañías mundialmente conocidas continúan aumentando su inversión en China, lo que muestra que todavía confían en las perspectivas económicas de China y en los beneficios que obtendrán", añadió Lu.

    Sobre las posibles resoluciones del conflicto, el 42,7 % de los miembros apoya "un retorno al statu quo", lo que "demuestra que los miembros quieren un acuerdo" comercial entre las dos potencias.

  3. Limitar el suministro de tierras raras, posible baza de Xi en pugna comercial

    Las llamadas "tierras raras", elementos imprescindibles para la fabricación de productos tecnológicos, pueden convertirse en la baza china en su guerra comercial con EEUU, como sugiere la visita del presidente Xi Jinping a una de sus minas tras conocerse el veto de Google a Huawei.

    La "inspección" de Xi Jinping a principios de semana a una planta de procesamiento de tierras raras, tras conocerse la decisión de Google de no suministrar su software a Huawei -en virtud del veto de la Administración de Donald Trump a la compañía china-, ha levantado todas las alarmas.

    EEUU importa de China el 80 % de estos materiales, por lo que muchos analistas han visto en esta visita una señal de lo que podría ser la próxima jugada de Xi para dar réplica a Trump.

    En ese sentido, el rotativo nacionalista chino Global Times sugirió el martes en boca de sus expertos que China "podría usar" el material como "elemento de presión", limitando sus exportaciones a Estados Unidos.

    Las tierra raras son el nombre por el que se conoce a un grupo de 17 elementos químicos -escandio, itrio y los 15 elementos de los lantánidos- clave para la manufactura de productos de defensa y alta tecnología como teléfonos inteligentes, turbinas eólicas y baterías para vehículos eléctricos.

    El docente Wong Kam Fai, de la Universidad China de Hong Kong, opina en declaraciones a Efe que "la restricción es ciertamente una de las cartas que Xi guarda en la manga para forzar a los manufactureros estadounidenses a que se piensen dos veces sus estrategias de veto a las empresas chinas".

    En cualquier caso, el experto se muestra convencido de que "cuánto más insistan las dos potencias en continuar su guerra tecnológica-comercial, más sufrirán los consumidores".

    Mientras, el académico estadounidense James H. Nolt, experto en China y profesor asociado de Relaciones Internacionales de la Universidad de Nueva York, pronostica en declaraciones a Efe que "un embargo a estos materiales es el movimiento más lógico que Xi podría tomar".

    Nolt recalca que "son vitales" y que China "produce casi toda la oferta mundial", por lo que "cortar su suministro podría paralizar la producción de los fabricantes de alta tecnología de EEUU".

    Sin embargo, "está por ver la magnitud de esta medida porque se desconoce si las compañías estadounidenses tienen reservas", añade.

    En ese sentido, el analista político Willy Lam, cree que una medida así "no funcionará" porque Estados Unidos puede encontrar estos metales en otros países, como Australia y Vietnam, además de los que ya tenga en depósito.

    "China ya lo intentó con Japón en 2010 y este país encontró otros suministradores, con lo que el impacto apenas tendría recorrido", asegura a Efe Lam, quien también es miembro de la Universidad China de Hong Kong.

    Es por eso que asegura que la gira de Xi es más "una muestra de su desagrado con Washington", pero que Pekín no usará esta baza "simplemente porque no funcionará".

    Otro aspecto controvertido de la explotación de las tierras raras es su impacto medioambiental, y en ese sentido China ya anunció en un Libro Blanco de 2012 "medidas" para "imponer estándares más estrictos de emisiones y gravar impuestos más elevados".

    "La explotación de estos materiales es tan dañina en términos ecológicos que los países más desarrollaros dejaron a China que dominara su producción", apunta Lam.

    Según el Libro Blanco, China satisface más del 90 % de la demanda mundial pese a que sus reservas representan sólo el 23 % del total.

    No obstante, su explotación no ha estado libre de polémicas como sucedió en 2014, cuando la Organización Mundial del Comercio (OMC) juzgó que algunas exportaciones de materiales derivados de las tierras raras de China incumplían las normas al imponer medidas reguladoras sobre su exportación, que el país acabó eliminando.

    Por otra parte, en 2015, el Ministerio de Industria chino publicó un plan para "racionalizar, mejorar y consolidar" su producción, y en 2016 una campaña nacional denunciando la "explotación ilícita" de estos materiales que había provocado "alteraciones" en el mercado.

    Con todo, los analistas coinciden en que si China toma algún tipo de medida sobre las tierras raras será en respuesta a la decisión de Washington de incluir a Huawei en una lista de compañías a las que se impide el acceso a la tecnología y el mercado estadounidense.

    Esto provocó que Alphabet, la matriz de Google, retirase las licencias a los productos de la empresa china, aunque el Departamento de Comercio ha expedido una prórroga de 90 días que levanta durante ese periodo el veto para facilitar una transición.

    Pero pese a que el veto de Alphabet es el más inmediatamente perceptible para el usuario y el que ha causado más revuelo mediático, seis fabricantes de componentes electrónicos estadounidenses y uno alemán también han anunciado que rompen relaciones comerciales con Huawei.

    Así, las compañías de procesadores de EEUU Intel, Qualcomm, Xilinx y Broadcom, la alemana Infineon Technologies y los fabricantes de chips de memoria estadounidenses Micron Technology y Western Digital dejarán de suministrar a Huawei también en cumplimiento de la orden de Trump.

    Por Jesús Centeno

  4. Las tres principales aerolíneas chinas reclaman a Boeing por parón de los 737

    Las tres principales aerolíneas chinas han reclamado indemnizaciones al grupo aeronáutico Boeing por las pérdidas resultantes de tener que dejar en tierra sus aeronaves 737 MAX después de que el Gobierno suspendiera su uso tras el accidente de Ethiopian Airlines que causó 157 muertos el 10 de marzo.

    Según informa hoy la agencia estatal Xinhua, China Southern y la aerolínea de bandera Air China se sumaron hoy a China Eastern, que formalizó ayer la reclamación, que atañe a los retrasos en la entrega de nuevos aparatos de este modelo, cuya seguridad quedó en entredicho tras lo sucedido en Etiopía.

    China Southern, principal aerolínea del país por volumen de pasajeros y que posee 24 aparatos 737 MAX, ha reclamado a la estadounidense Boeing negociar a la máxima brevedad un plan de indemnización.

    Los datos de Xinhua indican que China Eastern cuenta con 14 de estos modelos, mientras que el portal de noticias económicas Caixin agrega que Air China tiene otros 15.

    China Eastern, segunda aerolínea del país, ya había adelantado el 11 de abril que reclamaría una indemnización a Boeing; aunque no ofreció cifras concretas de pérdidas, apuntó entonces que el impacto sobre su capacidad de transporte de pasajeros no fue excesivamente alto, ya que la suspensión entró en vigor tras el Año Nuevo lunar, principal época vacacional del año en el país asiático.

    La aerolínea explicó que había sustituido los 737 MAX afectados por A320 del europeo Airbus, competidor de Boeing.

    Los accidentes de los vuelos 610 de la aerolínea indonesia de bajo coste Lion Air, en octubre de 2018, y del 302 de Ethiopian, el pasado marzo, han desencadenado una crisis en la empresa aeronáutica estadounidense, que ha interrumpido las entregas del 737 MAX, vetado en los espacios aéreos de prácticamente todo el mundo y que ha alterado las operaciones de numerosas aerolíneas.

    Los investigadores creen que un sensor fallido activó un sistema de control de vuelo en los dos aviones que terminó provocando su caída.

    Boeing, cuyas acciones han perdido más de un 15 % de su valor desde el día del accidente de Ethiopian, anunció el pasado día 16 que había completado la actualización del software de los 737 MAX y que había finalizado las pruebas de vuelo, de más de 360 horas, en preparación para que los aparatos puedan volver a volar.

  5. La CE confirma inspecciones sorpresa en el sector minorista alimentario en Francia

    La Comisión Europea (CE) confirmó este miércoles inspecciones "no anunciadas" en el sector minorista alimentario en Francia en respuesta a las sospechas de una violación de las normas antimonopolio por parte de dos empresas.

    Las inspecciones tuvieron lugar el 20 de mayo, según el Ejecutivo comunitario, que teme que esas compañías puedan haber incurrido en cárteles y prácticas comerciales restrictivas.

    En los registros llevados a cabo participaron funcionarios de la CE y sus homólogos de la autoridad de competencia francesa.

    Las inspecciones sorpresas son un paso preliminar en la investigación de las prácticas anticompetencia.

    El Ejecutivo comunitario precisó en un comunicado que el hecho de llevar a cabo esas inspecciones no significa que las empresas sean culpables de un comportamiento contrario a las normas ni prejuzga el resultado de la investigación.

    Las normas no establecen un plazo legal para completar este tipo de investigaciones, sino que la duración depende de factores como la complejidad de cada caso, el alcance de la cooperación con la Comisión por parte de las empresas y el ejercicio de los derechos de defensa.

    La CE respeta los derechos de defensa, en particular el derecho de las empresas a ser escuchadas en los procedimientos, precisó Bruselas.

 

O Concello de Vigo colaborou no financiamento dos gastos de contratación e fomento do emprego do sindicato e, en xeral, da inserción laboral, o fomento do emprego, do asociacionismo e da participación cidadá.

 

R/ García Barbón, 67             36201 Vigo
Teléfono: 986443428
Fax: 986228926
Email:  ugtvigo@galicia.ugt.org

Delegación

UGT Porriño

​Antonio Palacios, s/n
36400-Porriño
986336552

UGT Vigo nas RRSS

 

        

 

 V igo_2017_FomentoAsoc.jpg

 

Vigo_2017_FomentoEmp.jpg

 

PAE_ACTIVIGO_2017.jpg

 

 

 

Videos da UGT

 

únete a nós